Shinkansen [Edición Limitada] escala N de Tomix.

7 RAZONES PARA JUGAR COMO UN NIÑO

 

¿Cuantas veces hemos oído mientras disfrutábamos de nuestro hobby: el modelismo ferroviario, “pareces un niño, todo el dia jugando con tus trenes”, bien en tono de halago unas veces y otras mas en tono de reproche? Seguro que unas cuantas. Pues para información de todos decir que los beneficios de jugar como un niño son tantos como beneficios tiene jugar para un niño pequeño, el problema es que conforme hemos ido creciendo hemos dejado perder la importancia que el juego tenia en nuestra vida cuando éramos pequeños, y a todo el mundo le parecía genial que jugáramos. Pero el miedo al ridículo o el strees cotidiano nos van alejando de aquellas cosas que tanto nos gusta hacer.

El juego es un recurso psíquico al que acude el niño cuando algo le molesta o lo angustia, y en el adulto ocurre algo parecido. Además de ser una actividad social y placentera, funciona como un calmante, una táctica para enfrentar el estrés cotidiano, adaptarse a los cambios y desarrollar la creatividad. Además, “el juego libre, aquel que no está pendiente de reglas ni de un resultado, eleva el ánimo y las defensas del organismo porque genera la liberación de endorfinas, llamadas también hormonas de la felicidad”, aporta Graciela Astorga, especialista en Programación Neurolingüística y directora de Taquion, una consultora de juegos para el desarrollo personal.   frase-es-en-el-juego-y-solo-en-el-juego-que-el-nino-o-el-adulto-como-individuos-son-capaces-de-ser-donald-woods-winnicott-144365

 

No podemos olvidar que en nuestro caso, el modelismo ferroviario es una actividad cultural también además de lúdica y es un instrumento perfecto para compartir con los mas pequeños, abriendo caminos de comunicación fuera de las reglas cotidianas del hogar, y necesarios para establecer confianza, compartir tensiones y emociones, enfrentar retos o simplemente disfrutar de estar juntos.

Aquí os dejo, las 7 RAZONES PARA SEGUIR JUGANDO COMO UN NIÑO.

1- Es una manifestación de la libertad. Jugar es una actividad libre, no impuesta; por eso, generalmente se juega en tiempo de ocio.

2- Alivia el estrés: nos permite abstraernos de las exigencias de la vida corriente, reducir tensiones y generar endorfinas, u hormonas de la felicidad.

3- Es una forma de diálogo directa y amena con nuestros hijos. Nos permite compartir con ellos códigos y emociones, y transmitirles enseñanzas para el futuro.

4- Favorece el aprendizaje, dado que permite simular situaciones e interactuar. Aquello que se aprende “haciendo” no se olvida jamás.

5 –Es un vehículo de socialización: jugando se conocen y se hacen amigos, en cualquier etapa de la vida.

6-Implica un esfuerzo físico y/o intelectual que contribuye a mantener el cuerpo y la mente en forma.

7- Enseña actitudes de convivencia, como competir, perder y ganar.

 

 

IMG-20141006-WA0000

 

“No se deja de jugar porque se es viejo, sino que se es viejo porque se deja de jugar“, decía Bernard Shaw (escritor irlandés ganador del premio Nobel en 1925).